Dra. Alejandra Plaza

El apego positivo, una alternativa para rescatar el amor en la relación ambivalente con el agresor

Cuando existe una relación de apego ambivalente, se siente amor hacia la persona, pero también se le odia, uno de los miembros de la pareja, puede aceptar la agresión, para no estar solo, con la esperanza de que podrá rescatar el amor sobre la agresión.

En este tipo de parejas se presenta una dificultad para la mutua regulación de los afectos. Es decir que cuando algún miembro dela pareja lastima al otro, ninguno de ellos puede neutralizar la agresión, por el contrario la potencializa.

Al asistir a psicoterapia, en la relación terapéutica tiende a repetirse esta forma de vínculo. Lo anterior se convierte en un reto para el analista, ya que su propósito consiste en ayudar al paciente, sin embargo, pareciera que el paciente busca de manera inconsciente provocar el maltrato del terapeuta.


Para que esta situación sea enriquecedora de la terapia, es importante, analizar lo que está sucediendo en la relación terapéutica, este proceso, brinda luz sobre el problema del paciente, sobre su forma de relación y proporciona la oportunidad de trabajar en el momento justo que sucede el evento, aprovechando los afectos que se despiertan.

Una de las herramientas fundamentales es la honestidad del terapeuta, que va a apoyarse en su propia contratransferencia para abrir lo que está sucediendo. Sin hablar de sus propias vivencias, el analista puede mostrar lo que le sucede al paciente en sus relaciones interpersonales, a través de lo que el analista hace y siente con su paciente. De esta forma, el analista no actúa el maltrato sobre su paciente, pero le muestra vívidamente, que el analizado promueve la agresión.

El analista puede recurrir al análisis de sus propias reacciones contratransferenciales, que le harán entender lo que sucede en la relación terapéutica y le brindará más fortaleza para trabajar el problema.